Poné a trabajar tu sueldo

Día 5 del mes, cobrás tu sueldo, pagás alquiler, servicios, tarjetas, etc., separás el dinero con el que vas a contar el resto del mes. Tal vez puedas ahorrar algo, comprar dólares, tal vez no. Lo que te proponemos es que, a todo ese dinero que no usás los primeros días y que va estar depositado en el banco casi todo el mes, lo pongas a “trabajar”, a generar más dinero en plazos cortos y poder retirarlo cuando lo necesites habiendo obtenido una ganancia. Para esto te ofrecemos distintas opciones:

Fideicomisos financieros

El fideicomiso financiero es un instrumento que le permite al inversor participar de un proyecto o de un cobro futuro determinado a través de una colocación de deuda o una participación de capital. Que es, básicamente en donde invierten las entidades bancarias que después nos ofrecen plazos fijos. 

Mediante este instrumento, invirtiendo un capital mínimo se puede lograr una renta mensual bastante superior al mejor plazo fijo, en pesos o en dólares y al plazo que el cliente desee integrando capital todos los meses y retirando capital en la medida que lo necesite porque estamos, de alguna manera, evitando el intermediario.

La rentabilidad en pesos supera entre el 5% y el 20% a lo que paga el mejor plazo fijo bancario del mercado. La rentabilidad en dólares oscila entre el 4% y el 10% anual. Una ventaja que ofrecemos es incorporarte a un pool de inversiones por lo que no hace falta contar con un capital elevado para empezar a invertir.

La garantía de la operación proviene de un documento emitido por la entidad financiera que corrobora la titularidad de esa porción del fideicomiso de quien efectivamente aportó el capital y son operaciones consideradas de bajo riesgo por el sistema financiero.

Cauciones bursátiles

Las cauciones bursátiles son préstamos a plazo, entre 7 y 360 días, garantizados por el Mercado de Valores. Existen dos partes involucradas en esta operación: el colocador y el tomador de la caución. 

El colocador aporta el efectivo y al término del período establecido recibe el capital más los intereses correspondientes. Por su parte, el tomador, recibe los fondos dejando títulos en el Mercado de Valores como garantía de repago. Cuando vence la caución, el colocador recibe los intereses y el capital pactados mientras que el tomador devuelve el préstamo más sus intereses y recupera sus títulos.

¿Qué significa caucionar?

Caucionar significa dar seguridad que se cumplirá lo pactado. La operación que ocurre al realizar una caución bursátil es un préstamo de nuestros ahorros a los mercados, de igual manera que al realizar un plazo fijo le estamos prestando nuestros ahorros al banco.

En el caso del plazo fijo, el mismo banco al que le prestamos garantiza por su gran patrimonio que cumplirá con su obligación. En los mercados, la garantía se establece por los títulos que posee quien toma la caución. Por ejemplo, si tengo acciones de Telecom Argentina (TECO2) valuadas en el mercado por $10.000, seguramente podré tomar cauciones por $5.000 sin inconvenientes. El tomador utilizará estos nuevos $5.000 para una inversión que espera le de mayores rendimientos que la tasa que pagará por la caución contraída.

En caso que la estrategia del tomador no funcione y termine perdiendo dinero, los fondos e intereses del colocador estarán garantizados por los papeles que tenía en su cartera el tomador. Si no llega a cumplir con su obligación, se venderán automáticamente en el mercado sus títulos para hacer frente a la obligación.

¿Por qué es interesante este instrumento?

La respuesta es muy simple, la tasa. Por lo general la tasa de las cauciones bursátiles cotizan por sobre la del plazo fijo además de poder realizar una caución con un mínimo de 7 días entonces nuestras ganancias porcentuales serán mayores.

La tasa de las cauciones varía de manera diaria con el rendimiento del mercado, hoy puede que tenga mejor tasa que mañana, pero una vez realizada la operación el rendimiento quedará fijo a la tasa operada en ese día. Por lo que dicho instrumento es de los denominados de renta fija. Este instrumento es de los considerados de muy bajo riesgo

¿Cuáles son los beneficios de realizar este tipo de operación a través de Arbia Inversiones?


Dentro de los servicios que pueden ser facilitados con relación a la constitución de cauciones se encuentran los siguientes:

  • Pagos mensuales o periódicos de la renta por la constitución de la caución.

La regla general es que las cauciones bursátiles pagan su interés o rentabilidad una vez finalizado el plazo de afectación del capital. Operando con Arbia Inversiones se obtiene el cobro porcentual de la renta de manera mensual o periódica de conformidad con las necesidades del inversor. Eso quiere decir que, por ejemplo, si caucionamos una suma de dinero a 360 días al 18% anual en dólares, el inversor podrá percibir la renta del 1.5% de dicho importe todos los meses sin la necesidad de esperar a la finalización de la operación y el inversor tendrá total disponibilidad de dicha renta una vez percibida.   

  • Mejores porcentajes de renta en función a invertir mediante fondos comunes de inversión o pooles de inversión en pesos y en dólares.


La tasa o rentabilidad de las cauciones varía de manera diaria con el rendimiento del mercado. Sin perjuicio de eso, también fluctúan según el monto del capital invertido y el plazo de afectación. A mayor monto y plazo será mayor la tasa a cobrar. La ventaja de operar con Arbia Inversiones radica en que, con un pool de inversión, los capitales de cada inversor se suman con los de los demás: todos se benefician con la inversión del otro y viceversa. No será igual la renta porcentual que cada inversor logre por separado con su capital que el porcentaje de dicha renta sumando todos los capitales.  

  • Disponibilidad del capital invertido total o parcial antes del cumplimiento del vencimiento sin pérdida alguna de renta o capital invertido.

Sin perjuicio de que cada constitución de caución lleva consigo una fecha de afectación del capital (vencimiento) en la cual se reintegra el capital invertido, la ventaja de operar con Arbia Inversiones radica en la planificación de posibles retiros de capital antes de las fechas dispuestas sin pérdida alguna de capital o intereses. Ante la necesidad del inversor de contar con ese capital antes de la fecha de finalización de la caución, se conviene la posibilidad de realizar retiros totales o parciales sin pérdida de capital y/o de intereses.

  • No hay mínimos de capital para invertir.

Las sociedades de bolsa tienen mínimos para operar, lo cual es un impedimento para pequeños inversores: la ventaja de nuestra propuesta es que mediante el ya mencionado pool de inversiones no es necesario que los inversores lleguen a ningún mínimo de capital.

Otras opciones de inversión

¿ESTÁS LISTO PARA INVERTIR?

Escribinos por Whatsapp y te asesoramos sobre las posibilidades a tu alcance.

QUIERO COMUNICARME
CON UN ESPECIALISTA

Dejanos tus datos, nos contactaremos a la brevedad para brindarte el mejor asesoramiento

Informate, INNOVÁ, invertí.