Mujeres y bienestar financiero

Según un estudio de Merrill Lynch el 61% de las mujeres prefiere hablar de su propia muerte antes que hablar de dinero.


El estudio muestra también que, si bien las mujeres tienen la misma confianza que los varones en cuestiones financieras familiares (84%) tales como pagar las cuentas o manejar la economía hogareña, cuando llega el momento de manejar inversiones su confianza baja significativamente: sólo la mitad de las mujeres dicen tener confianza en manejar inversiones.
Al tabú social de hablar de dinero se le suma la falta de confianza y es por eso que el 61% de las mujeres entrevistadas manifestaron que preferirían hablar de su propia muerte antes que de dinero.


Casi el sesenta por ciento considera que no está haciendo un buen trabajo utilizando la inversión como una forma de perseguir sus metas financieras. Muchas dicen que no tener el conocimiento para invertir es la barrera número uno seguida de no tener la suficiente confianza.


Otro dato que se suma es que el 45% de las mujeres de este estudio manifestó no tener un modelo financiero a seguir. Los medios, inclusive los medios enfocados en las mujeres son cómplices y tampoco contribuyen a un diálogo inteligente y abierto sobre el dinero, la planificación patrimonial o aportan espacios para preguntas y necesidades de inversión: de 1.594 páginas de contenido editorial en las primeras 17 revistas “de mujeres”, hubo sólo 5 páginas hablando de finanzas personales, esto es menos del 1%.
Al mismo tiempo, otro de los resultados arrojados por este estudio es que el 41% de las mujeres comentaron que su mayor arrepentimiento fue justamente no haber invertido más.

Las inversiones brindan a las mujeres la oportunidad de aumentar su riqueza de una manera que los ingresos por sí solos no hacen. Sobre todo teniendo en cuenta que las mujeres viven en promedio más tiempo que los varones pero acumulan menos riqueza para financiar esas vidas más largas.

Informate, INNOVÁ, invertí.